sábado, septiembre 25, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

¿Alas y buen viento o turbulencias en América Latina?

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...
  • Por GUILLERMO CARLOS MIRANDA AROSEMENA

Abogado peruano, conciliador, mediador, árbitro de consciencia y docente.

En esta nota analizaremos los escenarios próximos para América Latina en los siguientes meses de este 2021, en los aspectos de la estabilidad social, gobernabilidad política y si la segunda ola del coronavirus generaría turbulencias. Luego de precisar que los tres temas están interrelacionados, pasaremos a analizar cada uno de ellos.

Cuando hay estabilidad social, las personas se respetan y escuchan unos a otros y aceptan las diferencias, viendo la posibilidad de encontrarse, complementarse. Los ciudadanos se sienten seguros, en paz y se facilita las inversiones. El país avanza, tiene rumbo.

Por el contrario, cuando hay inestabilidad social, los ciudadanos tienen sentimientos negativos contra quienes piensan distinto, no los escuchan, los ven como enemigos, buscan destruirlos. Los ciudadanos se sienten inseguros y se alejan las inversiones. El país anda sin rumbo fijo.

En la gobernabilidad política, existe equilibrio de poderes y respeto al Estado de Derecho, los poderes Ejecutivo y Legislativo conversan, se escuchan, cooperan entre sí, no hay crisis importantes. El país puede caminar con rumbo claro.

En América Latina la situación es de inestabilidad social y débil gobernabilidad política, aún en los países considerados exitosos, como Perú y Chile, situación que se acrecentó con la pandemia del coronavirus, que desnudó la corrupción, la ineficiencia de los estados y serias dificultades redistributivas.

En Perú la ingobernabilidad política es manifiesta, pues en un periodo presidencial de cinco años venimos teniendo cuatro presidentes (dos elegidos democráticamente y dos por el Congreso), una vacancia presidencial, un cierre del Congreso, renuncia de una vicepresidenta, censura de ministros. El nuevo Congreso elegido en enero 2020 para completar el período hasta el 28 de julio del 2021, ya tiene tres leyes declaradas inconstitucionales por el Tribunal Constitucional, expedidas a pesar de la opinión en contra del Poder Ejecutivo y los expertos.

La ingobernabilidad política en Chile se muestra en la necesidad de convocar a una Asamblea Constituyente por fuerte presión social en diversas manifestaciones; han postergado la elección de los representantes, debido al rebrote o segunda ola del coronavirus, siendo una incertidumbre cómo será la nueva Constitución.

En Ecuador el 11 de abril ganó en segunda vuelta la elección la derecha, con Guillermo Lasso, un ex banquero, venciendo al izquierdista Arauz; se prevé enfrentamientos políticos.

A nivel social es manifiesta la inestabilidad, tanto en Perú como en Chile, porque la mayoría de sus poblaciones sienten que no se solucionaron sus problemas de marginación y pobreza, a pesar del desarrollo económico de décadas. Esto se manifiesta en el Perú en la elección presidencial del 11 de abril del 2021, en la que el ganador es de ultra izquierda y en la segunda vuelta estaría contra un candidato de ultraderecha. En Ecuador, en la misma fecha, ganó en la segunda vuelta un candidato de la derecha.

En estos países tanto a nivel político como social, no se aprecian las opiniones o visiones distintas como una oportunidad, sino como ataques, que generan reactivamente fuertes sentimientos de animadversión. A nivel político los regímenes democráticos se vienen sosteniendo, pero débiles, en situación de turbulencia.

Solucionar ello requiere una decisión política de optar por el cambio de actitud hacía el diálogo y la colaboración, la aceptación al otro. El reto es fortalecer esas capacidades y crear espacios de diálogo; más aún, por las severas crisis sanitaria, económica y social acrecentada por el coronavirus, al que tomara tiempo vencer. Se requiere innovar la institucionalidad democrática para fortalecerla y, a la vez, el crecimiento económico traducirlo en una mejor redistribución de la riqueza. [T]

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...