miércoles, febrero 24, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

El primer paso

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...

• Por FRANCISCO DIEZ
Integrante del Standby Team de la Unidad de Apoyo a la Mediación de Naciones Unidas. Tutor del Programa de Aprendizaje en Construcción de Paz liderado por John Paul Lederach.

Quienes nos desempeñamos en el campo de la mediación y la facilitación de conflictos sabemos que trabajamos con las tres P, o sea, con las Personas, los Problemas y los Procesos. En cada conflicto, quiénes son sus protagonistas (personas) y cuáles son los temas/intereses involucrados (problemas) son únicos y originales. Y como todos sabemos, nosotros no opinamos, manejamos, ni definimos esas dos “P”.  No tomamos decisiones sobre el problema ni le indicamos a las personas lo que deben hacer o no. El campo donde nosotros sí tomamos decisiones y sobre el que tenemos una responsabilidad principal, es el de la tercera P: el Proceso.  El propósito del proceso que diseñamos es el de ordenar y canalizar las interacciones entre las partes de manera que puedan pasar de una dinámica de confrontación a una de colaboración (o al menos de intercambios no violentos y de escucha). 

Por eso, si nos definimos como expertos en mediación y facilitación de conflictos, es porque hemos adquirido la capacidad de imaginar, diseñar, construir y conducir distintos tipos de procesos. Esto es válido tanto para la mediación en conflictos interpersonales como para la facilitación de diálogos más complejos vinculados a contextos sociales, públicos, políticos, ambientales, diversos.

En una mediación interpersonal en la que habitualmente comenzamos con una reunión conjunta entre las partes y si advierto que eso no es lo más “adecuado” en ese caso y con esas personas; pues entonces comienzo de otra forma, con reuniones individuales o con conversaciones preliminares o explorando si hay que cambiar algo en el diseño procesal de la mediación.

En situaciones complejas, resulta más evidente la necesidad de imaginar y diseñar procesos específicos, conforme quiénes sean los protagonistas, cómo está funcionando el contexto y cuáles son los objetivos que se persiguen, entre otros factores. Darse cuenta de la necesidad existente y diseñar los procesos adecuados es fundamental. Porque es el tipo de proceso en el que entran las personas, lo que abrirá un espacio de posibilidades –más o menos amplias– para el tratamiento y la resolución del conflicto. 

Si las partes están demasiado nerviosas, temerosas o reticentes en la mediación interpersonal, o el contexto social está demasiado polarizado o hay resentimientos fuertes o divisiones profundas entre los protagonistas en los diálogos por conflictos más complejos, tenemos que saber diseñar procesos específicos y adecuarnos a las circunstancias. Tenemos que inventar espacios relacionales a través de procesos que les faciliten a las personas hacer lo que no pudieron hacer en ningún otro espacio ni con otras personas. 

La mayor parte de las veces el elemento clave es la confianza.

¿Cómo me doy cuenta y qué entiendo como más adecuado para construir confianza? Esa es una parte sustantiva del arte de mediar. Sin embargo, hay un principio que considero universalmente aplicable a cualquier tipo de proceso: lo más importante es el primer paso.

El primer paso de un proceso define en gran parte su naturaleza y sus posibilidades.  Si las partes entran en un espacio seguro y no amenazante, será más fácil construir confianza.  Si los protagonistas entran en un espacio que –aunque no sientan como propio– no les es hostil, será más probable que participen y se comprometan.

Como dice el dicho: nunca hay una segunda oportunidad para causar una buena primera impresión. 

Por eso, como mediadores o facilitadores, tenemos que poner especial atención a cuál será el primer paso del proceso que vamos a proponer. Ser conscientes de que el proceso es una secuencia de fases encadenadas en el tiempo y que cada fase puede abrir y ampliar las posibilidades de la siguiente fase o por el contrario, disminuirlas o cerrarlas. En este sentido, por ejemplo, la estrategia de comenzar un proceso de diálogo hablando primero con los que piensan como nosotros, para después ir ampliándolo a otros que piensan de manera diferente o contraria, es intrínsecamente errónea. Si queremos generar un proceso incluyente tenemos que ser inclusivos de arranque

William Ury dice que el esfuerzo invertido en la preparación de un proceso de construcción de acuerdos multiplica por cinco su probabilidad de éxito. Y lo que hay que diseñar con más cuidado, siempre, es el primer paso. [T]

Artículos Recientes

Mediación en clave crítica

En un periodo introspectivo como el de la pandemia, la autora reflexiona en profundidad sobre la resolución de conflictos y la mediación....

Polarización persistente en Bolivia

En Bolivia se pasó del orden de unos pocos, al orden de otros tantos y no se logra construir el orden de...

Decálogo anti-Polarización

La dinámica polarizadora refuerza estereotipos y corroe el tejido social. Los autores plantean diez claves para intentar evitar el derrotero de la...

«La región seguirá con interés y expectativa el proceso constituyente chileno»

• Por SANTIAGO DAROCA OLLERSociólogo boliviano de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Doctor en Ciencias Sociales de la Universidad de Lausana,...

2021, año de grandes eventos

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. Iniciamos un 2021...