viernes, septiembre 24, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

Negociar derribando obstáculos

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...

Autoras: Patricia Aréchaga y Andrea Finkelstein.

Negociar derribando obstáculos. Buenos Aires, La trama, 2020, 366 págs.

El pasado octubre se publicó Negociar derribando obstáculos, libro que trata sobre las dificultades más habituales que las personas encuentran al negociar y brinda herramientas para conocerlas y superarlas.

El libro resulta innovador en cuanto aborda de manera aguda y comprometida los dilemas derivados de ver al conflicto como un estado objetivo y no como los estados mentales que contribuyeron a construir y sostienen la disputa, como escribe Gastón Aínen su prólogo.

La obra de Patricia Aréchaga y Andrea Finkelstein constituye un aporte valioso en torno a cómo crear las condiciones para negociar de manera más eficiente, con una propuesta que involucra al lector desde el inicio, invitándolo a una suerte de turismo interno a través de sus experiencias y supuestos previos.

Las autoras anclan sus desarrollos en experiencias concretas, material que recogieron a lo largo de casi  30 años de experiencia como negociadoras, mediadoras y docentes. Y para ampliar la base de esas impresiones y registros y dar sistematicidad a la información, realizaron una investigación que integra el libro como anexo y acompaña en cada capítulo sus ideas fuerza.

La obra está organizada en doce obstáculos, cada uno de los cuales  es tratado como un capítulo autónomo –puede ser leído sin el resto–, pero que en conjunto constituyen un trabajo único, ya que los obstáculos se complementan y van conformando una estructura coherente que se va hilvanando a lo largo del libro.

Los obstáculos que se presentan y conforman el índice son los siguientes: Pensar que el obstáculo es el otro, Centrar la discusión en las soluciones, La impotencia ante el poder del otro, El temor a compartir información, El miedo a ceder demasiado, Buscar la razón o la justicia, La dificultad para comunicarnos, Perder el control de las emociones, La identidad amenazada, La ansiedad, El juego sucio y la manipulación, y Las dificultades del regateo.

Cada uno de ellos desafía al lector a bucear en su propia experiencia y perfil, trae casos y ejemplos de la vida real, encuadra las hipótesis de las autoras en la investigación presentada y brinda herramientas concretas para sortear las dificultades que tratan. En la mayoría de los obstáculos, hacia el final, se incluye una sección denominada Preguntas para ir entrenando. Consiste en una serie de interrogantes para que el lector se haga a sí mismo en relación a una negociación propia. Este recurso permite articular el obstáculo con el posicionamiento interno del lector respecto a un tema que lo preocupa, y funciona como anclaje del texto.

Si bien las autoras abrevan en conceptos de diversas escuelas (como la de negocios de Harvard, el constructivismo y los desarrollos de Palo Alto, o la economía de la conducta), logran un lenguaje y una mirada propios que revisa y actualiza aquellas lecturas con nuevos desarrollos. Las citas, de paso, son una buena guía para quien quiera seguir profundizando sobre el tema.

Proviniendo del ámbito académico (ambas son profesoras universitarias), Aréchaga y Finkelstein se propusieron sin embargo hablarle a cualquier persona ávida de mejorar sus habilidades negociadoras, y lo consiguen utilizando un lenguaje llano, evitando tecnicismos que distancien al lector que carece de formación previa en la materia, sin por ello perder rigurosidad.

A medida que avanza la lectura es difícil no sentirse identificado con algunos de los procesos descritos en el libro. El texto nos permite explicar un gran número de reacciones propias y ajenas, rescatar viejas negociaciones y repensarlas bajo un nuevo prisma que promete dejar un aprendizaje para futuras ocasiones.

En ese sentido, se ponen en jaque algunas conductas intuitivas que tienen las personas frente a los conflictos interpersonales, oponiéndoles un ejercicio reflexivo y estratégico. Querer tener la razón aún a costa de perder; dejar la silla vacía por defender quiénes somos; entregarle el poder al otro; ceder innecesariamente o retro-alimentar círculos viciosos, son algunos de los ejemplos de esas reacciones espontáneas que podemos evitar y sobre las que el libro nos interpela.

El trabajo indaga en los mecanismos por los cuales, frente a determinados casos, no podemos poner en práctica habilidades que conocemos e incluso poseemos. Es muy útil para iluminar algunos puntos ciegos que se producen en relación al conflicto. ¿Por qué creo que con algunos personajes no se puede negociar? ¿Qué puntos de referencia implícitos están contemplando los negociadores para evaluar las ofertas? ¿Qué cosas evitamos conocer o sacar a la luz para no caer en la incertidumbre o para no perder la seguridad? ¿Por qué en una misma negociación somos capaces de hacer concesiones en un rubro y no en otro? Como dicen las autoras, La ilusión del mérito del argumento impide pensar en el mérito de la indagación (del obstáculo Buscar la razón o la justicia). Los relatos o narraciones que se construyen en torno a una disputa rigidizan a los negociadores haciéndolos  perder oportunidades, disminuyendo su creatividad, y en el mejor de los casos, conduciéndolos a hacer acuerdos pobres.

El diseño del libro acompaña muy bien la propuesta. Dibujos y frases escritas a mano alzada hacen ameno el encuentro con el texto amplificando o gestualizando los momentos que las autoras pretenden enfatizar.

Hacia el final, el libro dedica un capítulo especial a los mediadores, en el que los obstáculos se presentan como un modo de abordaje de la mediación. De nada sirve que el mediador empuje un proceso si no atiende la o las dificultades singulares que están impidiendo a cada una de las partes involucrarse en una negociación efectiva. Para evitar este riesgo está precisamente Negociar rompiendo obstáculos. [T]

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...