sábado, septiembre 25, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

Pandemia de problemas en México

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...

La política prosigue enrarecida y enconada. Los militares adquieren mayor protagonismo. Territorios en disputa cruenta. Migración sin pausa ni sosiego. Mucha gente sufriendo, sobre todo, mujeres, indígenas y universitarios.

  • Por ANALÍA ACEVEDO, Abogada, Mediadora Comunitaria Restaurativa, Facilitadora de Diálogo en Lugares de Encierro, Facilitadora de diálogo para el Programa Marcos de Paz de la Procuración Penitenciaria de la República  Argentina.
  • Por SONSOLES MONTOSA, Mediadora del Centro de Mediación Municipal de Viladecans, Barcelona. Asesora en gestión de conflictos y facilitadora de procesos de grupo. Integrante del grupo de voluntarios GReLA impulsado por Francisco Diez y Alejandro Nató, entre otr@s.

A poco más de una hora desde el centro de México D.F., permanece majestuosa la Pirámide del Sol en la ciudad sagrada de Teotihuacán (declarado patrimonio de la Humanidad por la Unesco); como la pirámide, parece que los problemas a los que se enfrenta la sociedad mexicana son perpetuos, casi endémicos al país. Nada parece que cambie cuando las siglas de los diferentes gobiernos gestionan las vidas de los 128 millones de habitantes, el décimo país más poblado del mundo.

Los conflictos en los ámbitos que se tratarán en este artículo (elecciones 2021, militarismo, migración, territorio, actores civiles vulnerables, son de gran importancia, pero no agotan su número y están transitados por nombres y adjetivos de frecuente aparición en la prensa mexicana: poder, corrupción, impunidad, violencia, cultura patriarcal y violencia machista, entre otros). Estos aspectos sociales nos conducen a la base de los conflictos y forman parte de su estructura. Así, al acercarnos con mirada crítica a cualquiera de los problemas coyunturales que afronta México, es conveniente tener una visión múltiple que abarque estos aspectos      para desentrañar la conflictividad mexicana.

Elecciones 2021, clima enrarecido

En medio de un clima electoral de dimes y diretes, de postulaciones con marchas y contramarchas, la violencia descarnada, tristemente, es la estrella para este 6 de junio de 2021. El 23 de marzo los partidos políticos suscribieron el Acuerdo Nacional por la Democracia, comprometiéndose las autoridades federales y locales a no interferir en el próximo proceso electoral, excluyendo de toda participación al Instituto Nacional Electoral (INE), organismo encargado de organizar el proceso electoral y de establecer transparencia en los comicios. Esto sucedió a resultas de la rivalidad que surgió entre el INE y Morena (conocido también como Movimiento de Regeneración Nacional, fue fundado por Manuel López Obrador), originado por la cancelación que el organismo efectuara de las candidaturas de varios postulantes del partido (un caso es el de Salgado Macedonio, candidato muy criticado por su autoritarismo y sus conductas abusivas con las mujeres).

Todas estas cuestiones se dan en medio de innumerables asesinatos, más de 18 en lo que va de estas elecciones, a plena luz del día y en público de candidatos/as a los diferentes puestos electorales.

Militarismo, a paso de parada

Cada vez con más presencia y legitimidad por parte de los gobernantes, las fuerzas armadas se están convirtiendo en un actor político, con responsabilidades de seguridad pública y de otros ámbitos que corresponden a las instituciones civiles, ganando capacidad de incidencia en el poder ejecutivo y legislativo.

Actualmente están al frente de la construcción de aeropuertos y la gestión de transportes públicos, como el Tren Maya; control de puertos y fronteras; operaciones militares de fuerza y autoridad contra los migrantes que intentan cruzar la frontera; presencia de  efectivos militares  en tareas de seguridad pública (casi 6.000 efectivos en Tabasco y 5.000 en Chiapas), además de que ejercen el control y la seguridad en la lucha contra el  narcotráfico.

Por otro lado, la detención del General Cienfuegos en Estados Unidos y su sorprendente liberación en apenas un mes, gracias a la negociación del gobierno de López Obrador, indican en este caso el poder de impunidad del ejercito frente a los delitos relacionados con el narcotráfico y blanqueo de dinero. 

En épocas pasadas en América Latina proliferaban los nefastos gobiernos de facto y los golpes de Estado; hoy es una preocupación creciente el poder de estos grupos invisibles para el pueblo, pero que van adquiriendo espacios que deberían estar ocupados por los civiles. El uso de las armas y la fuerza creciente de este sector se justifica en la ola creciente de narcotráfico y violencia criminal. Frente al avance del militarismo y la impunidad de sus actos, el Presidente López Obrador transmite a la ciudadanía el mensaje que son la institución más confiable del país, son el pueblo en uniforme, son incorruptibles (1).

Territorio, la disputa

Aquí encontramos conflictos entre varios actores, los cárteles que se disputan el control de las regiones (ya a esta altura multiplicados en cantidades sobre los diferentes estados y que expandieron su negocio no solo a la comercialización de droga, sino también a otras actividades ilícitas); la ausencia del Gobierno Nacional en zonas en las que sus habitantes quedan en manos de militares, policía y gobiernos municipales, que utilizan su poder en pos de sus ambiciones y las de los cárteles con quienes tienen alianzas; por último, el manejo de la explotación minera por parte del gobierno, interesado en el tema en desmedro del área agrícola donde cada vez hay menos inversión.

“Ni la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, ni de López Obrador a la presidencia de México, significó un cambio para los inmigrantes mexicanos y centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos”

Migración, el calvario

Ni la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca, ni de López Obrador a la presidencia de México, significó un cambio para los inmigrantes mexicanos y centroamericanos que intentan llegar a Estados Unidos. Con Biden continúan las expulsiones masivas y la retención de inmigrantes en centros de detención, con un trato y en condiciones inaceptables. También decenas de miles de centroamericanos indocumentados, principalmente hondureños, guatemaltecos y salvadoreños, en su tránsito a través de México, son detenidos, encarcelados y deportados por el gobierno.

Entre 2014 y 2018 se realizaron en México casi 650 mil detenciones (2). En estas operaciones, los inmigrantes sufren todo tipo de vejaciones por parte de los operativos de detención del Instituto Nacional de Migración (INM), el ejército y la Policía Federal. Aparece en este trato el chauvinismo mexicano contra estos países centroamericanos pequeños y el racismo anti indígena. Este último también dirigido contra los propios indígenas mexicanos.

Un punto crucial es el trato que reciben las mujeres y los homosexuales por parte de los agentes estatales y de grupos criminales. De acuerdo a Amnistía Internacional, el 60 por ciento de las mujeres y las niñas migrantes sufren violencia sexual durante la migración a través de México. Las políticas de migración llevadas a cabo no fueron capaces de proporcionar cambios significativos a esta situación de desamparo, entre otras violencias, sufridas por las personas en proceso migratorio. Los gobiernos más que actuar contra las causas estructurales del fenómeno migratorio, las intensifica.

Actores civiles, vulnerabilidad

Hay tres sectores que son el blanco de los ejes antes descriptos: a) Las mujeres, sobre todo aquellas que se atreven a alzar su voz como Marisela Escobedo Ortiz (3), Ivonne Gallego Carreño (4) y muchas otras.  En todo caso, más allá de estas mujeres activistas, la violencia de género es cada vez más alarmante y habitual; b) los pueblos originarios también sufren violencia, discriminación y violaciones a los derechos humanos que se mantienen impunes. La población indígena se encuentra dispersa en una quinta parte del territorio nacional, la mayoría fuera de las grandes urbes. Esto ocurre tras haber sufrido desplazamiento forzado producto de la falta de acceso a empleo digno, salud, vivienda, educación o debido a la violencia que genera la guerra contra el narco; c) los estudiantes universitarios, son foco de mucha violencia, por la resistencia y el activismo que los caracteriza desde hace varias décadas (Masacre de Tlatelolco, 1968).

Sin embargo, hoy la rebeldía propia de cualquier estudiante o adolescente implica el riesgo cierto de quedar entre el fuego cruzado de narcotraficantes, militares y policías municipales, solo por el hecho de reunirse o de ser jóvenes con ideales (Masacre de Ayotzinapa, 2014). Ninguno de esos aberrantes episodios fue totalmente resuelto. Los detalles del escalofriante episodio y desaparición de los 43 cadáveres en Iguala en 2014, agrava la violencia, la corrupción y la impunidad en el interior de México. 

Conclusión

Resulta difícil imaginar una salida esperanzadora para México. La violencia que atraviesa a nivel estructural y el acontecer diario, sigue escalando a manos de quienes no tienen interés en el legítimo bienestar del pueblo. Es vano esperar que un actor político, pasado o futuro, resuelva la alarmante situación en la que se encuentra el país. Sin una toma de conciencia profunda de la ciudadanía toda, en la necesidad de encontrar otros caminos de crecimiento colectivo y de cooperación, resulta inviable sacar de escena a los responsables de las violencias y las desigualdades que atraviesa el país. Sin ese cambio sustancial, los actores armados continuarán siendo los tristes protagonistas de las vidas cotidianas de mexicanos y mexicanas. [T]

REFERENCIAS:

 Bravo C. y Ríos J. (02 12 2020) México: de la militarización al militarismo. Recuperado de https://elpais.com/mexico/opinion/2020-12-02/mexico-de-la-militarizacion-al-militarismo.html?event_log=oklogin&prod=REGCRARTMEX&o=cerrmex

2 Galindo J. (12 04 2019) México y la migración: filtro o pasarela. Recuperado de https://elpais.com/internacional/2019/04/12/america/1555104873_190028.html

3   Activista y enfermera mexicana que procuró se esclareciera el feminicidio de su hija, hasta que ella misma fue asesinada el 16/12/10 frente al Palacio de Chihuahua.

4 Candidata a la presidencia de la municipal de Ocotlán de Morelos, asesinada el 27/3/21.

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...