sábado, septiembre 25, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

Pedagogía restaurativa: de la culpa a la responsabilidad

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...
  • Por NATHALIE NOECHWICZ

Mediadora del Poder Judicial desde 2009 y mediadora del Centro de Mediación Penal de Adolescentes en Uruguay.

Los centros educativos, como todo espacio social, son escenario de conflictos, pero también de actos de violencia, incluso en ocasiones con ciertos ribetes delictivos, para los cuales (en general) no se cuenta con un modelo pedagógico para responder de manera eficiente.

Los niños y niñas, como parte de su desarrollo evolutivo, se manifiestan a través de conductas que pueden resultar lesivas o contrarias a las normas, y aún más en el caso de adolescentes, quienes por su propia identidad se encuentran en una etapa de rebeldía y transgresión de los límites.

En países que no cuentan con una política pública restaurativa, es frecuente que las instituciones educativas no sean homogéneas en sus respuestas ante una infracción similar. Algunas son fuertemente punitivas, buscando desalentar la violación de las normas o la comisión de un daño para que los niños, niñas y adolescentes (NNA) se comporten adecuadamente y así evitar la sanción anunciada. Este tipo de control exige gran cantidad de guardias, externos a la persona. Por otra parte, el mero castigo ejemplarizante provoca enojo y resentimiento en el castigado que se sentirá víctima y a la vez libre de responsabilidad por pagar con la pena que se le impuso. Otras instituciones actúan con indiferencia, lo que indirectamente habilita a los NNA en ese accionar reprochable, o son excesivamente permisivas ubicando al autor de la infracción en un lugar de absoluta pasividad –objeto de un gran apoyo pero degradándolo en su dignidad, al no exigirle nada a cambio–. Con frecuencia, en cualquiera de estos casos, la víctima de esa situación dañosa o la comunidad en cuestión, no es tomada en cuenta como sujeto de derechos y necesidades.

La Justicia Restaurativa (JR), como teoría de justicia, es una respuesta evolutiva al crimen, que no sólo respeta la igualdad y la dignidad de cada individuo, sino que busca la armonía social a través de la sanación de todos los protagonistas, promoviendo la participación activa y conjunta de víctima y ofensor, y los demás interesados en el caso concreto.

El desafío de la JR es inculcar la disciplina por la vía de la autonomía y la alteridad, de modo que el acatamiento no surja del temor al castigo sino por convicción moral.

Desde ese lugar, la JR permite traspolar sus pilares fundamentales a todo ámbito comunitario, y por lo tanto, como ya sucede en muchos países, también a la comunidad educativa.

Una comunidad educativa restaurativa es tajante en su desaprobación de la conducta dañosa, pero sin desconocer el valor intrínseco del ser humano y acompañando en la búsqueda del bienestar físico y emocional a todos los protagonistas. Existe un compromiso activo y cooperativo ante el conflicto originado, brindando la oportunidad a todos los afectados de reflexionar juntos y colaborativamente acerca de cómo subsanar el problema y dar un cierre a la situación desde la responsabilidad y el aprendizaje.

Supone, no solo una respuesta reactiva ante una situación dañosa o de incumplimiento, sino también, y complementariamente, intervenciones proactivas para promover la filosofía restauradora entre todos los miembros de la comunidad, incluyendo las familias. Se llevan a cabo prácticas restaurativas, tales como la mediación o los círculos de diálogo, y a su vez se capacita a toda la comunidad para lograr la coherencia institucional necesaria para lograr el proceso deseado. De ese modo, no se guiarán exclusivamente por parámetros estandarizados de sanciones para determinado caso, sino que tomarán en cuenta la dimensión humana en cada situación concreta, brindando a los implicados un espacio para transformar dicho conflicto y salir fortalecidos en valores y habilidades para futuros retos.

A menudo encontramos una delgada línea entre la transgresión y el delito, y una adecuada intervención restaurativa puede llegar a hacer la diferencia entre convertir la situación negativa vivida en una oportunidad para reelaborar positivamente ese acontecimiento y promover la autoestima como su emancipación, o en una experiencia equivocada que lo debilite en su autovaloración y en su desarrollo evolutivo hacia un ser responsable socialmente, capaz de reparar sus errores.

Un NNA que a partir de un proceso de encuentro con la persona afectada, logra reflexionar y decidir desde su autonomía, que no desea repetir su actitud, porque pudo comprender las consecuencias de sus actos, y no por temor a una pena, tendrá más posibilidades de ser en el futuro un adulto co-constructor de una sociedad más sana y menos violenta. [T]

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...