viernes, septiembre 24, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

Perú en la encrucijada

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...

Por IVÁN ORMACHEA CHOQUE

Presidente de ProDiálogo, Prevención y Resolución de Conflictos. Especialista en análisis y transformación de conflictos, diálogo y mediación.

El domingo 6 de junio se realizará la segunda vuelta o balotaje entre los dos candidatos finalistas a la Presidencia de la República del Perú, quienes obtuvieron el mayor porcentaje de votación en la primera vuelta en la que participaron 18 candidatos y candidatas. Las dos opciones son extremas, aunque pudieron haber sido aún más extremas.

Pedro Castillo.

De un lado tenemos a Pedro Castillo, candidato del partido Perú Libre, quien tomó por sorpresa a los medios y comentaristas políticos limeños enfocados en otros candidatos que venían subiendo o liderando las preferencias. Castillo es un profesor de escuela rural del norte del país, en su natal Chota, Cajamarca; integrante de las rondas campesinas de su comunidad (rondero) y dirigente del gremio magisterial. En la huelga magisterial de mediados del 2017, puso en jaque al gobierno de Kuczynski y logró quebrar el liderazgo histórico del Sindicato Único de la Educación del Perú (SUTEP), en una huelga inacabable que duró 55 días. Representa una opción de izquierda, estatista, populista y conservadora. De sus últimas declaraciones se advierte no solo su desconocimiento en materia constitucional, sino un perfil autoritario en base a la premisa que actuará bajo el mandato del pueblo. Ha indicado que cerraría la Defensoría del Pueblo, una de las instituciones más legitimadas que tiene el país, el Congreso de la República y el Tribunal Constitucional, aunque después corrigió. Entre sus propuestas figura fortalecer los sistemas de educación y salud con 20 por ciento del PBI lo cual haría imposible cubrir otros sectores, exigir el 70 por ciento de las utilidades a las transnacionales que operan en el país y el cambio constitucional para cambiar el modelo económico.

La contra campaña de Castillo está fundamentada en el terruqueo (asociarlo con el comunismo y terrorismo que él supuestamente avala) o a la venezuelización del Perú, que produciría con sus ideas comunistas, que promueven el cambio del actual modelo económico neoliberal, la restricción de las libertades y el trastoque del sistema democrático. Adicionalmente, se le critica sus vínculos con Vladimir Cerrón, médico y político provinciano, sentenciado por corrupción debido a su gestión como Gobernador del Gobierno Regional de Junín y, por tanto, impedido de postular a cualquier cargo político. Cerrón es el dueño del partido con una bancada en el Congreso entrante que en gran medida responderá a sus requerimientos y que encarna el poder detrás del trono, en caso Castillo sea elegido Presidente del Perú. El actual sistema electoral peruano permite que quien tenga el registro como partido o agrupación política pueda llegar a acuerdos con terceros para que estos participen en él. Este acuerdo se dio entre Castillo y Cerrón. Romper ese vínculo es algo que haría más viable un futuro gobierno de Castillo.

Keiko Fujimori.

Del otro lado, Keiko Fujimori es la hija de Alberto Fujimori, quien se encuentra purgando una pena por asuntos relacionados a corrupción y delitos de lesa humanidad durante su gestión como Presidente del Perú. Keiko acompañó a su padre a muy temprana edad como primera dama ante el sonado divorcio de su padre y madre. Desde ese entonces, Keiko Fujimori lidera el partido fujimorista, actualmente denominado Fuerza Popular, con todo el legado político de autoritarismo y corrupción que heredó de la gestión de su padre.

Actualmente se encuentra investigada por el delito de lavado de activos y con medidas restrictivas judiciales. Keiko ha indicado en esta campaña que otorgará el perdón presidencial a su padre si es elegida presidenta, lo cual rememorará el fallido indulto concedido en la víspera de la  navidad de 2017 por el Presidente Kuczynski, el que movilizó inmediatamente en contra de la decisión a amplios sectores de la ciudadanía, y marcó el inicio de su caída. Por años la dinastía Fujimori ha gozado de un alto antivoto y en la actual contienda Keiko obtuvo el más alto rechazo de candidato o candidata alguna. En esta segunda vuelta, según las encuestas de IPSOS-Apoyo de este domingo 2 de mayo de 2021, el 50 por ciento de los encuestados de ninguna manera votarían por ella.  Al pasivo heredado se le suma el rechazo al liderazgo de abierta confrontación que implementó con su bancada congresal, la cual tenía una mayoría sin precedentes en el Congreso, durante el gobierno de los presidentes Kuczynski y Vizcarra, al censurar ministros y gabinetes ministeriales, promover la renuncia del Presidente Kuczynski (2018) y apoyar la vacancia del Presidente Vizcarra (2020).

Keiko Fujimori, sin responsabilizarse por lo sucedido estos cinco últimos años –por el accionar de sus congresistas en el pasado quinquenio–, propone mantener fundamentalmente el modelo económico y llamar al diálogo de todas las fuerzas políticas para salir de la crisis. Debemos puntualizar que estos actores se encuentran en una situación políticamente precaria por cuanto ambos han pasado a la segunda vuelta con una bajísima votación, Castillo 18.9 por ciento y Fujimori 13.4 por ciento de los votos válidos, con lo cual sus niveles de legitimidad ante la ciudadanía son bajos.

El Congreso y el futuro.

En el futuro Congreso de la República compuesto por 10 bancadas políticas, Perú Libre tendrá 36 escaños y Fuerza Popular 24, de un total de 130. Urge a quien salga elegid/a Presidente/a lograr inmediatamente alianzas para asegurar estabilidad en el gobierno. La historia del Perú ha demostrado, incluso recientemente, que no es viable un gobierno que no tenga mayoría en el Congreso. Un gobierno con presencia minoritaria en el Congreso ha tenido que afrontar golpes de estado o la vacancia presidencial realizada por el Congreso, tal como sucedió con el Presidente Vizcarra en noviembre pasado.

Las últimas encuestas demuestran que esta segunda vuelta está marcada por el rechazo al centralismo limeño. Lima está a favor de FS y el interior del país a favor de PL. Las diferencias de clase social, la clase alta y media a favor de FS frente a las clases menos favorecidas que están a favor de PL quienes se encuentran en su gran mayoría en la periferia de Lima y las grandes ciudades; y, especialmente, la abrumadora identificación del ciudadano rural a la figura de Pedro Castillo.

Estas tendencias demuestran claramente el clamor de las grandes mayorías, especialmente del mundo rural que en su gran mayoría no se ha visto beneficiado por el modelo económico puesto que se mantienen aún grandes brechas sociales entre la ciudad y el campo. Los escándalos de corrupción, que se destaparon en los últimos años, en los que están involucrados ex presidentes, gobernadores regionales, alcaldes y partidos políticos; el hartazgo de la ciudadanía al atestiguar la brutal confrontación política entre el Ejecutivo y Legislativo que llevó a que el Perú tenga cuatro presidentes en cinco años; y la llegada de la pandemia que ha desnudado nuestras carencias en el ámbito  económico-institucional para responder a la crisis en el ámbito de la salud, educación y de la economía, llevaron a un profundo descrédito del Estado y la democracia, favoreciendo la llegada de candidaturas que son objetadas por su trayectoria o peligro de no respetar la constitución y las instituciones democráticas.

Aun a un mes de la votación final, se requeriría que ambos candidatos dejando la soberbia de lado, reevalúen sus planes de gobierno desterrando propuestas inviables o populistas, den las garantías que su actuar se ceñirá al marco constitucional y de respeto de los derechos humanos, estructuren equipos de trabajo con personas de reconocida trayectoria moral y democrática, se desvinculen de personas cuestionables que no aportan, y que opten por el diálogo democrático con todos los actores sociales y políticos como pieza fundamental para sacarnos de esta crisis sanitaria, económica, institucional y moral. [T]

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...