viernes, septiembre 24, 2021
REVISTA INTERNACIONAL DE RESOLUCIÓN DE CONFLICTOS, MEDIACIÓN, NEGOCIACIÓN Y DIÁLOGO
PUBLICACIÓN TRIMESTRAL DEL INSTITUTO DE MEDIACIÓN DE MÉXICO

(Re)construcción de confianza

Más leídos

Retos críticos para la mediación 2021

La mediación debe hacer un alto en el camino. Repensar su presente y el horizonte. Sobre todo, acercarse a la Conflictología para...

El impacto de la socialización en los jóvenes mexicanos

Los jóvenes carecen de capacidades para atender constructivamente sus controversias. Es imprescindible pensar en incorporar en la socialización temprana procesos alternos de...

La mediación regala esperanza

La mediación transforma las mentalidades y erosiona el monopolio del poder judicial. Sueña con la justicia y también con sembrar una cultura...

El vínculo ineludible entre mediación y derechos humanos

Las sociedades contemporáneas necesitan un cambio de paradigma en torno a la resolución de conflictos. La mediación es una respuesta ligada a...

La Secretaría de Gestión Social y Diálogo puso en marcha el monitoreo y seguimiento de los compromisos derivados de las negociaciones. El cumplimiento de estos acuerdos es la pieza clave para restituir la confianza entre el gobierno y los actores sociales.

  • Por CÉSAR BEDOYA GARCÍA, sociólogo y se desempeñó como Subsecretario de Gestión y Seguimiento de Compromisos de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo de la Presidencia del Consejo de Ministros de Perú.
  • Por PEDRO VÁSQUEZ INDACOCHEA, psicólogo social y actualmente es Coordinador de Diálogo y Sostenibilidad de la Subsecretaría de Gestión y Seguimiento de Compromisos de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo de la Presidencia del Consejo de Ministros de Perú.

En el marco del Gobierno de Transición y Emergencia liderado por el Presidente Francisco Sagasti (noviembre 2020 – julio 2021), un elemento movilizador del trabajo de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo (SGSD) fue la apuesta por el fortalecimiento de la institucionalización del abordaje de los conflictos sociales en el Perú. Dejar instalados procesos y secuencias de trabajo que aportaran racionalidad en el abordaje. Una dimensión clave de esta labor fue la de gestión y seguimiento de compromisos derivados de los distintos espacios de diálogo y negociación multiactor que se pusieron en marcha en los diversos escenarios de conflicto.

Siguiendo lo registrado por la SGSD (1), durante el primer semestre del 2021 se registraron 196 conflictos activos de los cuales el 60 por ciento a finales del mes de junio se encontraba entre un nivel crítico o u nivel inminente de alcanzar una crisis en el corto plazo.

Como parte de los procesos de abordaje de los conflictos sociales es una práctica habitual la implementación de espacios de diálogo. Al cierre del primer semestre del presente año, solo en ocho de las veinticinco regiones políticas del Perú se tenían veinte espacios de diálogo activos en los que se contaba con la participación de la SGSD.

Como productos derivados habituales de estos espacios se llegan a acuerdos satisfactorios entre las partes, los cuales deben ser registrados en un documento de sustento en el que se establece la responsabilidad de su cumplimiento de manera formal por alguno de los involucrados con el establecimiento de una temporalidad y la consideración de las tareas y recursos para su logro. A este tipo de acuerdos se les considera como compromisos desde la SGSD. Al respecto, entre enero y julio del presente año, la SGSD registró más de 170 nuevos compromisos derivados de espacios de diálogo a nivel nacional en los que participó.

“Alcanzar el cumplimiento de estos compromisos en el tiempo, calidad y cantidad esperados por parte de los actores es una tarea fundamental en la etapa del post conflicto”

Alcanzar el cumplimiento de estos compromisos en el tiempo, calidad y cantidad esperados por parte de los actores es una tarea fundamental en la etapa del post conflicto. Lograda esta meta, pueden fortalecerse las condiciones de confianza entre las partes y la satisfacción de intereses con la finalidad de apostar a un desarrollo concertado. De no ser así, se generarán los incentivos necesarios para un nuevo escalamiento del conflicto y la pérdida de la confianza lograda previamente. Estas premisas quedaron muy claras en el diseño de la estrategia de abordaje por parte de la SGSD en esta apuesta por institucionalizar el abordaje de conflictos.

Retos de primer orden

En dicho contexto, la Subsecretaría de Seguimiento y de Gestión de Compromisos (SSGC) de la SGSD, unidad orgánica encargada de liderar los esfuerzos de monitoreo y de seguimiento de compromisos (M&S-C) asumidos por el Poder Ejecutivo en los distintos espacios de diálogo donde participa, encontró diversos retos.

Por un lado, aunque era una tarea habitual de la SGSD, se encontró la falta de criterios explícitos a nivel conceptual, metodológico, instrumental y operativo a lo largo del proceso del M&S-C. Por ejemplo, no se contaban con elementos consensuados orientadores para la formulación de estos compromisos, lo cual derivaba en mayores dificultades para su posterior seguimiento y aseguramiento de cumplimiento por parte de los sectores y/o las entidades responsables. Estas situaciones generaban un incremento en el tiempo del personal asignado en dicha tarea, ya de por sí un recurso escaso.

El número y la diversidad de los compromisos requería definir esfuerzos desde la SSGC que permitieran optimizar los recursos disponibles para atender estratégicamente el M&S-C. En la práctica, ya se venía dando la priorización de los espacios de diálogo y los compromisos asociados a partir del establecimiento de ámbitos priorizados (2): Corredor Vial Sur, el cual agrupa las principales actividades de producción y transporte de minerales del sur del país; y, Amazonía Loreto, asociadas a las actividades de explotación y transporte de hidrocarburos en la Amazonía norte peruana. Sin embargo, no se contaba con procesos formales de esta priorización, los cuales de aseguraran la sostenibilidad de las tomas de decisiones asociadas y los recursos asignados frente a las distintas gestiones de la SGSD. Cabe señalar que, al cierre del primer semestre del presente año, solo entre los dos ámbitos señalados se registraban alrededor de 1.100 compromisos suscritos en los últimos años por el Estado peruano, lo cual permite prever el esfuerzo institucional y los recursos asignados para cumplir con un seguimiento estratégico de los compromisos de estos ámbitos.

Por otro lado, la plataforma informática con la que cuenta la SGSD para el desarrollo de sus funciones, SIGESSCOM, no presentaba las características necesarias para la atención y la gestión del M&S-C. Esta condición se presentaba como una limitante significativa en un proceso que implica, además de la atención de necesidades funcionales de la SGSD, la articulación con los distintos sectores del Poder Ejecutivo, gobiernos subnacionales y otros actores de interés.

A partir de dicha identificación y rescatando el capital institucional logrado en el M&S-C dentro de la SGSD, se decidió avanzar en la atención de dicha problemática. Así, desde la SSGC se elaboró un Protocolo para el M&S-C (3), el cual ha permitido estandarizar de manera transversal en la SGSD el marco conceptual referido a la gestión de compromisos, tal como la provisión de una tipología sobre el particular. Asimismo, se han formalizado los criterios de priorización de casos, lo cual permite fortalecer el rol estratégico de la SSGC para el seguimiento diferenciado de compromisos de espacios priorizados asociados un alto nivel de criticidad.

En términos metodológicos, en este Protocolo se establecieron tanto consideraciones y procedimientos para la formulación inteligente (SMART) de los compromisos como un modelo de acta para la apertura de un espacio de diálogo que contempla apartados específicos de compromisos (4). Con ello, se espera facilitar su posterior monitoreo y seguimiento al establecer lineamientos claros desde el momento inicial de su formulación, independientemente de la persona que atienda dicha tarea en el día a día.

También se abordó el componente del registro de compromisos para lo cual se proporcionaron esquemas de matrices donde se detallarán de manera uniformizada la información de interés de cada compromiso suscrito según su tipo y su asociación a un ámbito o espacio priorizado o no priorizado. Esta uniformización facilitará los esfuerzos de reportes y comunicación tanto a nivel interno del Poder Ejecutivo como con otros actores, tales como los gobiernos sub nacionales y la atención de acceso a la información pública por parte de la ciudadanía.

Formalización de metodologías

Adicionalmente, se ha formalizado la metodología que se venía implementando para el M&S-C desde la SSGC ante la definición y caracterización de las rutinas de seguimiento (reuniones bilaterales y/o multisectoriales, reuniones preparatorias, entre otras), las cuales permiten identificar y atender, a través de la promoción de la articulación institucional, las distintas barreras (usualmente burocráticas) para el cumplimiento de compromisos. Así, durante el primer semestre del 2021, se desarrollaron alrededor de 200 rutinas de seguimiento con la participación directa de representantes de gobiernos sub nacionales de cuatro regiones del Perú en los ámbitos priorizados. Para asegurar la trazabilidad de estos esfuerzos, se incorporaron tanto modelos de actas para el registro de estas rutinas como para el debido cierre de compromisos.

Cabe señalar que la generación de este protocolo no fue el único esfuerzo desde la SGSD por fortalecer la institucionalización del M&S-C. En los Lineamientos para la promoción de la participación significativa de mujeres en los procesos de diálogo para la atención de conflictos sociales (5), se explicitó la necesidad de verificar que los acuerdos plasmados en las actas de las reuniones de diálogo deben de haber resuelto los temas de la agenda planteados, y satisfacer sus intereses y necesidades. Asimismo, la SSGC asumió el compromiso de priorizar el M&S-C que contienen asuntos referidos a los intereses y las necesidades de las mujeres para lo cual se propusieron indicadores de gestión con enfoque de género asociados a la suscripción de estos acuerdos. El Manuel Operativo de la SGSD (6), documento que orienta el trabajo permanente de esta Secretaría, también formalizó la definición de productos específicos asociados a la gestión de compromisos y el flujo y generación de información dentro de la SGSD para el abordaje de esta tarea.

De manera complementaria a estos esfuerzos por proveer instrumentos a la institución, se abordó la problemática del sistema informático para el M&S-C de la SGSD. Como parte de lo establecido en el Proyecto PROMSACE y como compromiso de la SGSD asumido en el Plan Nacional de Competitividad y Productividad, se mantuvieron los esfuerzos iniciados durante el 2020 para asegurar la implementación de una plataforma digital para la Gestión de Conflictos de la SGSD, la cual reemplazaría de manera progresiva al sistema informático actual, SIGESSCOM.

Así, durante el primer semestre del presente año, se desarrollaron los dos primeros módulos de esta plataforma, los cuales están focalizados en la atención de compromisos tanto en su gestión interna por parte de la SSGC como en la divulgación sobre el estado de los mismos y su cumplimiento a la ciudadanía. Dentro del plan de trabajo futuro presentado para el desarrollo de esta plataforma, se consideró en el corto y mediano plazo su interoperabilidad con otros sectores del Poder Ejecutivo, gobiernos subnacionales y otros actores (gremios empresariales y sectores de la inversión privada), lo cual permitirá un abordaje articulado e integrador en la atención de estos compromisos.

“El reto asumido por parte de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo fue la de establecer procesos racionales que den espacio al lado técnico en el proceso de abordaje”

Reconocemos que en los conflictos convergen múltiples elementos para su configuración, despliegue y escalada. En tal sentido, el reto asumido por parte de la Secretaría de Gestión Social y Diálogo fue la de establecer procesos racionales que den espacio al lado técnico en el proceso de abordaje, lo que finalmente se traduce en una combinación virtuosa entre marco conceptual, enfoque, estrategia e instrumentos de gestión. En tal sentido, la gestión y el seguimiento de compromisos es la pieza clave en esta apuesta y se espera que, con los esfuerzos reseñados previamente, se haya sumado a fortalecer el capital institucional de la Secretaría para la transformación de conflictos y el fortalecimiento de la gobernabilidad nacional al promover la confianza entre actores a través del cumplimiento de compromisos que, en su momento, recogieron sus necesidades y expectativas. [T]

REFERENCIAS:

Artículo anteriorSer proactivo, no reactivo
Artículo siguienteColombia desbordada

Artículos Recientes

Afganistán con velo y sin rostro

LUZ DE LOURDES ANGULO, Directora del Instituto de Mediación de México. La cuarta edición...

ANTIREPORTAJE / DAVID VAN REYBROUCK:

Cómo salvar la democracia
En cada línea de su reciente libro, Van Reybrouck razona a hombros de gigantes de la filosofía y la ciencia política, para entender a cabalidad y encarar lo que se denomina (hoy por hoy) como síndrome de la fatiga democrática. Imperdible. Lectura obligada para quienes siguen el marcapasos de la democracia.

Polifonía de voces sobre justicia restaurativa

Ulf Christian Eiras Nordenstahl presenta un sabroso repaso de un libro polifónico sobre justicia restaurativa. La suya es una invitación a la que no se puede resistir.

Conectando territorios

Daniela Patricia Almirón realiza una reseña crítica de la película Calle Bornholmer. Aunque hablar de reseña es un decir, se trata de un artículo reflexivo. Único y singular.

Grupos crueles

En Madrid asesinaron en la calle a un joven español supuestamente por tratarse de un homosexual. Eran diez jóvenes españoles los atacantes...